Cronos, crónicas y Julio Camba

Mon vieux, tienes que batirte. Tienes que batirte y que salir ligeramente herido. Es tu única probabilidad de éxito. Anímate, porque no hay tiempo que perder. La crónica de los tiempos de Julio Camba es serenísimamente picante. La provocación puede quemar, pero las cerillas de que se sirve el periodista gallego (1884-1962) son de esas largas: te gusta observar cómo arden. Leyendo sus columnas, en las que cuenta buenamente lo que le va apeteciendo y…

Sigue leyendo