Mary Butts: una introducción 17 febrero, 2021 – Publicado en: Blog, Clubes de Lectura, Editoriales – Etiquetas: , , , , , ,

 

Ocurre a veces, en la historia literaria, que los estilos de vida, encuentros y las obsesiones parecen destinados a ser más remarcados que el legado escrito. ¡La vida antes que la pluma!

Pero no por eso la escritura tiene por qué quedar relegada a categorías como buena o mala, ni la fama de su autora preceder al trabajo que llevó a cabo a lo largo de su vida, así como su contribución a la literatura modernista.

Mary Butts nació en el suroeste de Inglaterra en 1890. Creció en un entorno rural rodeada de cuadros del pintor romántico William Blake, que un pariente suyo había atesorado. Su interés por la mitología fue aumentando con el tiempo y, a la edad de veinte años, cuando se trasladó a Londres, se inició en la magia y el ocultismo.

 

 

La capital inglesa se había convertido en el centro del renacimiento del ocultismo moderno, en parte por el caos político en el que Europa se estaba sumiendo y que estallaría con la Primera Guerra Mundial.

¡Pero esperen! ¡Aguarden! Si Mary Butts empezó a empaparse de todo este universo no fue por pura creencia, si no por encontrar las herramientas que harían de sus novelas un entorno mágico y desconcertante. Ansiaba con ilustrar la manera en que lo extraordinario sigue presente en la vida diaria, aunque encontrar el Grial no nos sea tan fácil al resto de mortales…

 

 

¡Escribió incluso un manifiesto ocultista! (1921, inédito)

 

1 Quiero estudiar y disfrutar, y entrar, si puedo, en el mundo de la fantasía, el mundo mitológico y el mundo de los fantasmas benignos.

2 Quiero generar, mediante prácticas y estudios místicos diversos, mi verdadera naturaleza y ampliar mis percepciones.

3 No quiero únicamente encontrar mi verdadero deseo, sino ponerlo en práctica. Por eso quiero aprender cómo conformar un enlace mágico entre yo misma y los fenómenos que me interesan. Quiero poder.

4 Quiero descubrir cuál es la esencia de la religión, estudiar las distintas ideas de dios mediante sus imágenes.

5 Quiero materializar este mundo para el arte de escribir.

6 Quiero observar los pares de opuestos, recordando que lo que está por debajo coincide con lo más alto. Desde este punto, deseo formular de manera clara la idea incomunicable de una tercera percepción. Se trata de una percepción de la naturaleza del universo todavía desconocida para el hombre si no fuera por aquellas intuiciones que no se pueden retener, y por los símbolos cuyo significado sí puede retenerse. Quiero fijarla a la mente del hombre.

7 […] Quiero escribir un libro […] sin bailes en torno a los secretos ni desdén hacia los no iniciados. Sobre todas las cosas, no quiero hacer culto del pasado. Un libro que muestre la relación del arte con la magia y al artista como lo verdadero.

 

 

Este interés la acercó al mago más ilustre de su época: Aleister Crowley. Se conocieron en París y mantuvieron debates sin fin. Hasta que él la invitó a la Abadía de Thelema, una pequeña propiedad en Córcega donde acudían quienes querían iniciarse en las prácticas mágicas de Crowley…

Mary Butts no salió bien parada de esta experiencia: su estancia intensificó su consumo de drogas y le hizo darse cuenta de que ya poseía una conciencia crítica lo suficientemente propia como para no tener que estar bajo las órdenes de ningún maestro.

Nuestra hechicera modernista favorita escribió novelas, publicó en prensa, mantuvo un diario personal desde los veinte años hasta su muerte en 1937 (tenía 47 años) y, gracias a la labor editorial de Hermida Editores, podemos leer Armados de Locura, su primera obra traducida al castellano.

 

Texto y traducción de Teresa Soto (2021)

 

***

Todavía estás a tiempo de apuntarte al club de lectura de Armados de locura el próximo 25 de febrero. Tenemos ejemplares disponibles en la librería. Puedes conseguirlo aquí.

***

Las indagaciones | Entrevista a Carlos Bueno Vera »