Mundos del fin de la palabra 18 septiembre, 2020 – Publicado en: Blog, Editoriales – Etiquetas: , , , , , , ,

La Editorial Periférica publica el segundo libro de relatos de la británica Joanna Walsh. El primero de ellos, Vértigo, ya apuntaba una dirección: la caída a través del lenguaje. El vacío de las palabras en contraposición a la imposibilidad de no encontrar significado en ellas. Porque de la lectura siempre sacamos algo, queramos o no.

Dieciocho relatos, a dieciocho de septiembre, sobre la incomunicación o la problemática de establecer un contacto integral con el afuera. Continua tensión. E ironía a mansalva.

Son las formas que se pueden decir de muchas cosas, o las cosas que se pueden decir, claro, de muchas formas. Entre esa concepción de la formas de sus relatos, Walsh consigue no revelar con su lenguaje aquello que busca decir, sino que su prosa sea precisamente el obstáculo que impide que ella nos comunique claridad. ¿Acaso la literatura nos lo ha puesto fácil alguna vez?

Porque la conclusión que parece extraerse de Mundos del fin de la palabra pasa por esa vía férrea: el mensaje siempre nos llega codificado, obtuso, fragmentado y, sobre todo, incompleto. Estos cuentos, digamos entonces, que no hablan sobre las relaciones afectivas; ni se le ocurriría resolvernos la soledad… O los viajes y las maletas, cuyo destino y contenido, respectivamente, resultan incógnitas en este libro. Cuando desconocemos lo que la escritora carga en su maleta, el trayecto nos resulta más ligero.

Walsh cuenta lo que puede contarnos, porque el misterio no nos corresponde a nosotras resolverlo. Sin piedad y con risa, así me ha llegado Mundos del fin de la palabra.

“ Puede que lo único que comprendiera fuera su valor. ¿Cuánta gente se ofrece así, de manera tan sencilla? ¿En nuestra época? ¿En cualquier otra época? No demasiada. Secuestrar a Enzo Ponza fue mi único acto de amor, y quizá el suyo también”.

 

Traducción de Vanesa García Cazorla

Editorial Periférica

15,50 €

« Cronos, crónicas y Julio Camba
La extranjera, de Claudia Durastanti »